in

26 poemas cortos de amistad: los poemas más bellos con comentarios

Dicen que los amigos son «la familia que elegimos». Encontrar la verdadera amistad es uno de los grandes tesoros de la vida, por eso cualquier momento es ideal para decir unas palabras amables a las personas importantes que nos acompañan cada día.

Aquí hay una selección de 26 poemas de amistad, de diferentes autores para inspirarte. Además, comentamos cada uno de ellos.

1. Soneto 104, de William Shakespeare

Este poema de Shakespeare trata el tema del paso del tiempo. En él, el orador lírico se dirige a un amigo que no ha visto en años. A pesar de que ha pasado mucho tiempo sin verlo, sigue mirando a su pareja con los mismos ojos, que parece seguir siendo el mismo.

Para mí, hermosa amiga, nunca puedes envejecer,
Que así como te miré, la primera vez
Así que es tu belleza. Ya tres inviernos fríos
Se llevaron tres hermosos veranos del bosque

tres hermosos manantiales que se convirtieron en otoños,
Y he visto a través de tantas temporadas
tres sabores de abril en tres junios quemados.
Me sorprende que conserves tu frescura juvenil.

Pero la belleza como una aguja de marcar,
Nos roba su forma sin darse cuenta de su paso.
Al igual que tu dulce color siempre es preciso,
que cambia y es mi ojo, el único que se emociona.

Por mi temor escucha: «Edad no engendrada,
Antes de ti no había belleza en el verano».

2do amigo, de Pablo Neruda

No hay mayor gesto de amor hacia los amigos que expresar con gratitud lo que sentimos por ellos. En este poema de Pablo Neruda, el locutor lírico expresa su cariño por su amigo ofreciéndole todo lo que tiene.

yo
amigo toma lo que quieras
Penetra tu mirada en los rincones
y si quieres te doy toda mi alma
con sus blancas avenidas y sus cantos.

Yo
Amigo, con la tarde déjalo ir
Esa vieja e inútil voluntad de ganar.
Bebe de mi cántaro cuando tengas sed.
Amigo, con la tarde déjalo ir
este deseo mio que cada rosal
me pertenece
Años,
si tienes hambre, come mi pan.

tercero
Hice todo por ti, amigo. Todos
que verás sin mirar en mi cuarto desnudo:
todo esto que sube por las paredes de la derecha
– como mi corazón – siempre en busca de altura.

sonríes amigo ¡Juega un papel! Nadie lo sabe
Entrega en tus manos lo que está escondido dentro,
pero te doy mi alma, ánfora de dulce miel,
y te doy todo… excepto este recuerdo…
… Que en mi herencia se vacía este amor perdido
Es una rosa blanca que se abre en el silencio…

3. Amistad, de Carlos Castro Saavedra

¿Qué es la amistad?, el poeta colombiano Carlos Castro Saavedra intenta responder a esta pregunta. Para el hablante lírico, la amistad significa, entre otras cosas, apoyo, sinceridad, compañía y calma en los momentos más complejos. Una verdadera amistad trasciende el paso del tiempo entre la alegría y la tristeza.

La amistad es lo mismo que una mano.
esto a su vez apoya su fatiga
y sentir que el cansancio se alivia
y el camino se hace más humano.

El amigo sincero es el hermano.
claro y elemental como el encaje,
como el pan, como el sol, como la hormiga
¿Quién confunde la miel con el verano?

Gran riqueza, dulce compañía
es la del ser que llega con el dia
e ilumina nuestras noches interiores.

fuente de convivencia, de ternura,
Es la amistad que crece y madura.
en medio de la alegría y la tristeza.

4. El funeral de un amigo, de Antonio Machado

Perder a un amigo es un momento muy doloroso. En este poema, el autor sevillano Antonio Machado describe las sensaciones y el ambiente que envuelve el momento del entierro de su amigo. Explora su ser interior y el mundo de los sentidos y capta la esencia de este trágico momento.

La tierra le dio una tarde terrible
del mes de julio bajo el sol abrasador.

A un paso de la tumba abierta
Había rosas con pétalos podridos
entre geranios fuertemente perfumados
y flor roja. cielo
puro y azul. corrió
aire fuerte y seco.

colgado de las gruesas cuerdas,
desmontó bruscamente
el ataúd en el fondo de la tumba
Los dos sepultureros…

Y mientras descansaba sonaba con un fuerte estruendo,
solemnemente, en silencio.

Un ataúd golpeado el suelo es algo
totalmente serio.

En la caja negra que rompieron
los pesados ​​montones de polvo…

el aire fue llevado
del pozo profundo el aliento blanquecino.

– Y tú, ya no ensombrecido, duerme y descansa,
Larga paz con tus huesos…

Definitivo,
Duerme un sueño apacible y verdadero.

5. Cultivo una rosa blanca, de José Martí

La amistad, como otro tipo de relaciones afectivas, necesita atención. En este poema del autor cubano José Martí, el orador lírico declara que cuida a quienes le son sinceros y leales cultivando una rosa blanca. Trata de la misma manera a los que le han hecho daño, porque no despierta resentimiento hacia ellos.

Cultiva una rosa blanca
en junio como en enero,
Para el amigo honesto
quien me da su mano libre.

Y por lo vil que me desgarra
el corazón con el que vivo
cultivo de cardos ni espinas,
crecer una rosa blanca.

También te puede interesar: Poema Crezco una rosa blanca de José Martí

6. Poema de la amistad de Octavio Paz

La amistad cambia con el tiempo, fluye, crece y madura. El escritor mexicano Octavio Paz utiliza la metáfora y la analogía para explicar cómo son estas relaciones afectivas a lo largo de los años.

La amistad es un río y un anillo.

El río fluye a través del anillo.
El anillo es una isla en el río.

El río dice: Antes no había río, entonces sólo un río.
Antes y después: lo que borra la amistad.

¿Bórralo? El río fluye …

What do you think?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

GIPHY App Key not set. Please check settings

17 poemas cortos para niños

Palacio de Bellas Artes de México: Historia y Características