in

El significado del hombre es inherentemente bueno.

Lo que es el hombre es inherentemente bueno:

La frase “El hombre es inherentemente bueno” es una afirmación del eminente escritor e intelectual de la Ilustración Jean-Jacques Rousseau en su novela Emilio o la educaciónpublicado en 1762.

Así se explica en esta novela, en la que Rousseau expone sus teorías educativas que luego influirían en el desarrollo de la pedagogía moderna. el hombre es naturalmente bueno, ya que el hombre nace bueno y librepero la educación tradicional suprime y destruye esta naturaleza, y la sociedad eventualmente la corrompe.

Recordemos también que Rousseau se basó en ellos noble tesis salvajeSegún la cual el hombre en su estado natural, primordial y primitivo es bueno e ingenuo, pero la vida social y cultural con sus males y vicios lo pervierte y lo conduce al desorden físico y moral. Por tanto, sostenía que el hombre en su estado primitivo era moralmente superior al hombre civilizado.

Sin embargo, esta afirmación de que el hombre es inherentemente bueno fue contrastada con otra idea diametralmente opuesta presentada en el siglo pasado, en el momento del nacimiento de los estados-nación. Thomas Hobbessegún la cual el hombre, en cambio, era malo por naturaleza, ya que siempre antepone su propio bien al de los demás y vive en un estado salvaje en medio de constantes enfrentamientos y conspiraciones, cometiendo atrocidades y actos de violencia para asegurarse la supervivencia.

Hobbes luego argumentó que el hombre era un depredador, «un lobo para el hombre» y que la única forma de salir de esta condición primitiva era a través del establecimiento de un estado-nación absolutista y monárquico con un poder político centralizado que permitiría que el hombre se uniera para sobrevivir. y pasar de este estilo de vida salvaje a uno de orden y moralidad, superior y civilizado.

Véase también El hombre es un lobo para el hombre.

Sin embargo, se ha criticado la afirmación de que el bien o, en su defecto, el mal pueden ser naturales porque, desde un punto de vista moral, ni el bien ni el mal son cualidades naturales. El bien y el mal, el bien y el mal, son categorías morales que tienen sus raíces en el pensamiento religioso judeocristiano según el cual los seres humanos son creados por Dios a su imagen y semejanza y por lo tanto son inherentemente buenos. Así que decir eso El hombre es inherentemente bueno o malo es moralizar la naturaleza.

Más bien, se podría argumentar que los humanos no nacen buenos o malos ya que el individuo en sus primeras etapas de desarrollo carece de referencias culturales, información o experiencias que lo doten de buenas o malas intenciones o propósitos.

Por otro lado uno interpretación marxista del teorema de Rousseau, reajustaría su contenido para explicar que el hombre, que es esencialmente un ser social dependiente de las relaciones sociales que establece con los demás, está de hecho corrompido por la sociedad capitalista cuyo sistema se basa en La explotación del hombre construye al hombre, y donde cada individuo debe luchar amargamente para mantener sus privilegios y posesiones, es fundamentalmente egoísta, individualista e injusto, y contrario a la naturaleza social del hombre.

En conclusión, se puede decir que la frase “el hombre es inherentemente bueno” tiene sus raíces en un sistema de pensamiento propio de la Ilustración y en un contexto histórico en el que el hombre europeo se encontraba en una fase de revisión moral de su visión y comprensión de la no – – El hombre europeo (americanos, africanos, asiáticos, etc.), en condiciones de vida comparativamente primitivas, tenía cierta desconfianza en la pureza moral del hombre civilizado, que era visto básicamente como el producto de una sociedad corrompida por el vicio y la virtud. Es por tanto una visión idealizada del hombre en su estado original.

Ver también Los humanos son sociales por naturaleza.

Sobre Jean-Jacques Rousseau

Jean-Jacques Rousseau nació en Ginebra en 1712. Fue un influyente escritor, filósofo, botánico, naturalista y músico de su época. Es considerado uno de los grandes pensadores de la Ilustración. Sus ideas influyeron en la Revolución Francesa, el desarrollo de las teorías republicanas, el desarrollo de la pedagogía y se le considera un precursor del romanticismo. Sus obras más importantes incluyen el contrato social (1762), Las novelas Julia o la nueva Eloisa (1761), Emilio o la educación (1762) y sus memorias confesiones (1770). Murió en Ermenonville, Francia, en 1778.

What do you think?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

GIPHY App Key not set. Please check settings

Las 52 mejores películas románticas de todos los tiempos

American Beauty: Reseña y sinopsis de la película